Site's Logo

Fibras musculares

Nuestra maravillosa máquina humana, con sus más de 400 músculos ejecuta los más complejos y variados movimientos y en diversas velocidades, conforme la necesidad. Corre, para, anda, rápido, despacio, sube, baja, soporta grandes pesos y mucho más. Podemos hacer mucho con nuestro cuerpo: engordar, adelgazar, ponernos robustos y hasta raquíticos... 

Para que esto fuese posible, la naturaleza estructuró los músculos esqueléticos con diversos tipos de fibras musculares adaptadas a cada acto motor, objeto de estudio de muchos investigadores a través de los tiempos. 

Básicamente son conocidos dos tipos de fibras: ST (slow twitch) Contracción Lenta y FT (fast twitch) Contracción Rápida. Teóricamente, o realizamos movimientos lentos o rápidos y la capacidad oxidativa de transformar energía química en mecánica y el consecuente movimiento necesario es la principal característica de cada una.

Por convención se las conoce de una forma más fácil y didáctica, del tipo I y del tipo II respectivamente, esto porque las del tipo II, Contracción Rápida, también pueden ser desmembradas en II a, II b y II c de acuerdo con las funciones motoras anaeróbias.

TIPO I - Ya está bien establecido por la ciencia que estas son las responsables por el desempeño de los atletas fondistas (maratonistas, ciclistas de carretera, nadadores de largas distancias y etc.) Estas contienen muchas mitocondrias (centrales energéticas de la célula) y la enzima SDH (acelerador metabólico), son voluminosas y poseen altos niveles de mioglobina, que otorgan su coloración rojiza, razón de otro nombre con el que se las conoce: fibras rojas. 

Dichas características dan a las fibras de este tipo un alto poder de transporte de oxígeno y la base de la mayoría de las funciones motoras del organismo humano. Aún en actividades anaeróbias estas fibras son reclutadas, ya que en cualquier situación están involucradas las tres fuentes de energía (aeróbia, anaeróbia láctica y aláctica), habiendo predominancia para una u otra según el movimiento. 

TIPO II a - Poseen, según McArdle, capacidad tanto aeróbia como anaeróbia siendo así consideradas intermediarias. Lo que determina la capacidad oxidativa es la presencia de las das enzimas aeróbias y anaeróbias que influencian directamente la velocidad de contracción de la fibra. Estas fibras poseen las dos enzimas. 

TIPO II b - Poseen un mayor potencial anaeróbio, siendo la verdadera fibra rápida.

TIPO II c - Son más raras y, según McArdle, pueden participar de la reinervación o de la transformación de las unidades motoras.

Para que sirve esto?

Como sabemos las diversas modalidades deportivas tienen características diferentes en lo que a solicitación motora se refiere. Cuando comparamos un maratonista con un velocista es fácil percibir: Uno corre más lento y por varias horas, el otro recorre una distancia corta y muy rápido. Sin embargo, en otras modalidades como por ejemplo el fútbol, tenis, voley entre otros, es difícil percibir y definir inclusive. Son deportes rápidos? En principio sí. Pero el nivel de competitividad y especialización al que llegaron, considerando que una gran decisión de prueba dicha de carácter anaeróbio, puede llegar a durar horas, llevó a los especialistas a repensar y buscar respuestas. Las fibras musculares podrían transformar sus características? Es decir, un maratonista puede transformarse en un velocista y viceversa? Las pesquisas hasta el momento informan que no es posible que una fibra roja se transforme en blanca como por arte de magia. No obstante, las propiedades bioquímicas-fisiológicas pueden transformarse de II b para II a o, de I para II c conforme la exigencia del entrenamiento, pero la fibra blanca continua siendo blanca y la roja, roja. Después que el entrenamiento y el respectivo tipo de estímulo terminan, todo vuelve a la normalidad, ya que, hasta que se pruebe lo contrario, este es un dato genético. 

Otro hecho que todavía no es posible, es la transferencia de un segmento corporal entrenado para otro segmento. Por ejemplo, que un remador transfiera su potencia de los brazos para las piernas, al intentar convertirse en un corredor de 100 metros. Esto exige un entrenamiento específico en la nueva modalidad. Lo que se aprovecha son los valores fisiológicos de desempeño de la resistencia orgánica. 

HOMBRES Y MUJERES - Sabemos que hombres y mujeres son diferentes, pero en este aspecto, no existen diferencias significativas. Ambos tienen un porcentual próximo de 45/55% de fibras tipo I y II. Mujeres compiten tanto en pruebas cortas y rápidas como en lentas y largas. Claro, guardadas las debidas proporciones cuanto al porcentual de fuerza física, mucho más dependiente de la liberación hormonal que define la velocidad final alcanzada. 

LA EDAD - Hace algún tiempo se especulaba que entrenamiento, especialmente anaerobio, dependía de la edad. Hoy, gracias a la evolución de los métodos y de la ayuda de la ciencia se sabe que "edad no es documento". Los resultados Olímpicos están ahí, con corredores de 100 metros llegando a los 32 años y la natación registrando récordes mundiales en pruebas cortas de atletas otrora considerados viejos. Esto llevó a la ciencia a pesquisar sobre características y adaptaciones oxidativas de las fibras musculares. No son pocos los trabajos induciendo variaciones de entrenamiento en todas las modalidades deportivas, evitando, elevando y prolongando un supuesto pico de desempeños y la vida deportiva de un atleta de alto nivel. Maratonistas están más rápidos y velocistas además de rápidos, compiten en tres o más Olimpíadas. Jugadores de fútbol pasan de los 35 años jugando y jugando muy bien. 

LA RAZA - Evaluando, mucho más en función de los resultados de algunas modalidades deportivas, hay el que defienda que la musculatura de los negros sea dotada de un porcentaje mayor de fibras TIPO II. Deportes en los que la fuerza física se hace presente como en el box, son un buen ejemplo de esto. Los americanos reverencian ya ha un buen tiempo a su ultimo campeón blanco; Rocky Marciano. Después del, sólo ha habido negros campeones, no es verdad? 

En el atletismo masculino los negros también dominan la gran mayoría de las modalidades rápidas, tales como las carreras rasas de 100, 200, 400 metros, los saltos y además algunas pruebas de fondo como la media maratón y el maratón con sus 42,195 metros.
A pesar de los hechos, la duda existe todavía. Que decir de las pruebas de componentes anaeróbios dominadas por los blancos, como el salto con pértiga y los lanzamientos de peso, disco y jabalina? Y de la categoría femenina? Las mujeres blancas, principalmente las del Este Europeo, todavía dominan muchas pruebas de fuerza y velocidad. 

Aquí en el Brasil, una prueba comienza a ser un verdadero laboratorio de experimentos, es la de "São Silvestre". Es una carrera que exige experiencia, fuerza, velocidad, resistencia y mucha, mucha determinación. A juzgar por los resultados, después que la carrera pasó a tener los 15 Km. con un grado de dificultad bastante acentuado, las sorpresas están aconteciendo. En la categoría masculina, en 1997, el catarinense Iser Ben venció, dejando boqui abiertos a los quenianos. En 98 fue la vez de la prueba femenina echar por tierra todos los pronósticos. La Yugoslava, campeona europea de los diez mil metros, Jevtic Olivera, sorprendió a todos los especialistas que presenciaban la prueba. Los resultados pueden ser más una prueba de la transformación momentánea de las fibras musculares de acuerdo con el tipo de entrenamiento. 

LAS PROPORCIONES - Además de las características genéticas, es decir, cada uno ya nace con una tendencia para ser velocista o fondista, cada músculo esquelético tiene una proporción diferente de fibras rápidas y rojas conforme la función motora. El soleo por ejemplo, tiene proporciones mayores de fibras rojas, ya los gastrocnemios tienen más fibras rápidas. Además, estas proporciones también cambian de la periferia para el interior, rápidas y rojas respectivamente, y tiene su justificativa. El gastrocnemio (pantorilla) actúa en las articulaciones de la rodilla y del tobillo y su importancia está relacionada con los movimientos de postura básica y de desplazamiento del cuerpo humano. La elevación del talón durante la marcha, el lanzamiento del cuerpo al aire en la carrera y en los saltos y todos los movimientos contrarios al pie de la bailarina (dorsiflexión) son funciones de este músculo y depende de potencia, justificando el porcentaje mayor de fibras rápidas. Una contusión en esta masa muscular es suficiente para dificultar y hasta para impedir que una persona camine normalmente. El soleo es un músculo más ancho y plano que sirve, por así decirlo, de base para los movimientos de los gastrocnemios, encontrándose exactamente por debajo del. Su acción es prácticamente la misma de los gastronemios ejecutando la flexión plantar, inversión del pie estabilizando la pierna sobre el pie. Como su acción es más duradera, se explica el mayor porcentaje de fibras del tipo I. 

Otro aspecto a ser considerado es que las fibras musculares son, en las actividades comunes del día a día, solicitadas en una proporción progresiva de volumen celular y de las menores para las mayores. Es decir, de las rojas para las blancas. ¿Por qué? Se sabe que las rojas tienen el corte de sección transversal menor (más finas) no obstante, como ya habíamos visto, con muchas células mitocondriales (centrales energéticas). Las blancas, inclusive en sedentarios, tienen el corte de sección transversal mayor (son más gruesas). Siendo así, el entrenamiento con pesas, con miras a hipertrofia, solicita en primer lugar a las fibras rojas, ya sea en el calentamiento y/o en las primeras series. Cuando se usa un porcentaje de carga más pesada, 70 a 90% de la máxima, todas las rojas son reclutadas y también las blancas, a medida que se van agotando las primeras. Las del tipo II b, son las últimas a ser solicitadas y a pesar de blancas, asumen características II a, porque no acumulan enzimas oxidativas. Ellas entran en campo, por así decirlo, para socorrer a las otras en los esfuerzos máximos o cuando todas están fatigadas.

FUERZA VS. HIPERTROFIA - Ya está bien caracterizado que la fuerza producida por un músculo depende de su sección transversal. Músculo más voluminoso, más fuerza. Siendo así, según Zatsiorsky, la fuerza es el resultado de la actividad de las sub-unidades musculares (sarcomero, miofibrilla, fibra muscular).

Para que un músculo o grupo muscular alcance, fuerza máxima, velocidad máxima, hipertrofia máxima, de acuerdo con el acto motor, es necesario provocar el estímulo correcto con el entrenamiento adecuado. Por esto surgieron los métodos con sus series e intensidades diferentes. El resultado del entrenamiento, sea cual fuere el objetivo, es logrado con el desarrollo de todas las unidades motoras y los respectivos tipos de fibras musculares. Claro, guardando las debidas proporciones. 

Zatsiorsky habla también en hipertrofias sarcoplasmática y miofribrilar. La primera caracterizada por crecimiento del sarcoplasma y que no contribuye directamente para la producción de la fuerza. Es decir, el área de sección transversal aumenta pero no a costo del aumento de la densidad del área de los filamentos en las fibras musculares. 

Al contrario, la hipertrofia miofibrilar se da por el ensanchamiento de la fibra muscular contribuyendo para el aumento significativo y de la fuerza real. Métodos más fuertes que provocan micro-rupturas inducen, en principio, a retención de líquidos por ser una defensa del organismo, pudiendo estar, entre otros factores, relacionados a hipertrofia sarcoplasmática.

Es verdad, que los estudios actuales son todavía poco conclusivos y no se puede afirmar la existencia de la relación entre intensidad del entrenamiento e hipertrofia miofibrilar y/o sarcoplasmática. Es un área muy obscura y sabemos poco al respecto. No obstante, es obvio que existe diferencia en la fuerza física real entre halterofilistas, físico culturistas y levantadores Olímpicos. El diseño de los músculos es diferente, el cuerpo es diferente, la fuerza es diferente y los métodos de entrenamiento que cada uno uso para alcanzar su objetivo, son diferentes. Al mirar un campeón de físico culturismo con todos aquellos músculos bien dibujados, a los ojos de la estética son perfectos. No significa que son más fuertes. De la misma forma, un levantador Olímpico, a los ojos de la estética, no tiene un cuerpo tan perfecto. Pero son mucho más fuertes y si fuese considerado el corte de sección transversal de uno y de otro, son similares. 

LAS SERIES PARA HIPERTROFIA - Este asunto de hipertrofia muscular es uno de los que todavía provoca mucha polémica. No obstante, algunos factores ya están bien establecidos por la ciencia, como ya vimos por ejemplo, el genético y el del tipo de entrenamiento más o menos adecuado para este o aquel individuo. Para cargas pesadas que permitan 10 repeticiones impidiendo la 11ª, parece, tanto en la teoría como en la práctica, ser fundamental.

Existe la discusión de cual sería mejor o tendría más resultado: tres o una serie de 10 repeticiones. Cuando comparadas, existen pesquisas defendiendo tanto una como la otra y por eso mismo no existe una definición clara y creo que no haya diferencias significativas valiendo mucho más la necesidad y el tiempo disponible para cada uno. Se sabe que los efectos de la hipertrofia están relacionados con la quiebra de la homeostasis (equilibrio), la liberación natural de las hormonas anabolizantes (testosterona y la de crecimiento), el reclutamiento de las de unidades motoras y/o de las fibras musculares tipo I y II. Para que eso suceda es necesario entrenar mucho. Quien defiende la serie única, alega la posibilidad de alcanzar un porcentaje mayor de fuerza porque el individuo sabiendo que es una serie única, por decirlo así, "va con todo". Es decir, ya va con toda la fuerza sabiendo que no va a tener otra oportunidad, cansando todas las fibras reclutadas, induciendo el catabolismo y el consecuente anabolismo. 

La defensa de las tres series radica que en las primeras, solamente son reclutadas las fibras rojas y las blancas, tipo IIa y IIb, sólo entran en acción cuando las rojas ya fueron agotadas. Las del tipo II son las responsables por la hipertrofia, esto sin contar con la sensación de esfuerzo percibido que puede ser psicológico o no.

Existen pesquisas muy confiables defendiendo series múltiples y también otras defendiendo serie única. Como la mayoría de las personas hoy en día no tienen mucho tiempo para hacer musculación u otra actividad física y son esas mismas personas la mayoría de nuestros clientes, puede optarse por un programa de 6 a 8 ejercicios multiarticulares con series únicas de 10 repeticiones usándose el método alternado por segmento. Otra ventaja de trabajar de esta forma es la cuestión de que el cliente se transforme en adepto al programa, ya que el mismo no se satura, realizando toda la serie prevista en el programa. Ahora, usar una o tres series, va a depender del cliente que tenemos en las manos y sentido común para decidir. Si fuera un atleta, con tiempo disponible y objetivos de hipertrofia máxima, nada impide adecuar los pesos y repeticiones a todos los tipos de fibras musculares. Esto se trata de usar un entrenamiento bastante variado en lo que se refiere a series, repeticiones, intensidades y métodos con periodicidad inteligente. A pesar de que las fibras rojas no sean las principales responsables por la hipertrofia, son ellas las que mejoran el proceso de oxidación y esto cambia, por ejemplo, la repetición de las series. No siempre el sujeto va a "entrenar pesado" y todo va a depender del grado de entrenamiento de cada un.


Referencias: 
1) FLECK Steven J. Fundamentos do Treinamento de Força Muscular - 2ª edição - Porto Alegre - R.S. - Editora Artes Médicas Sul Ltda - 1999. 
2) HOLLMAN, Wildor & HETTINGER, Theodor - Medicina de Esporte - Ed. Manole - S.P. 1983. 
3) MCARDLE, William D., Katch I. Frank & Katch L. Victor. - Fisiologia do Exercício. Energia, Nutrição e Desempenho Humano - Ed. Guanabara Koogan S. A. - 4ª edição - Rio de Janeiro R.J. 1998. 
4) WEINECK, Jürgen. - Biologia do Esporte. Ed. Manole Ltda. S.P. 1991. 5) ZATSIORSKY, Vladimir M. - Ciência e Prática do Treinamento de Força - São Paulo - S.P. - Phorte Editora Ltda, 1999.

Créditos:
Traducción copyright © Natalia Roggiero Barbieri
Texto copyright © Luiz Carlos de Moraes - Profesional de Educación Física
Registro CREF1- RJ 003529 - lcmoraes@petrobras.com.br | lcmoraes@compuland.com.br  
Lea más artículos en el sitio Notícias do Corpo

 

Volver a RecorridosVolver a Entrenamiento para corredores

© 1999-2014 Helio A. F. Fontes
 Copacabana Runners - Atletismo e Maratonas